El Gusto por la música y el gusto por hacerla

Existe una clara diferencia entre el gusto por  escuchar música y el gusto por hacer música, son dos polos que de ser confundidos pueden traer muchos problemas para quien no entienda la diferencia, y hay que ser claros pocas son las personas que escapan del primero, de hecho se podría postular que gente que no le gusta oír los instrumentos musicales pero si le agrada la poesía esta ya es una completa y total aficionada por que la literatura no es más que la música construida con palabras.

Pero  el problema de esto es que muchas personas segadas por la contemplación de la música y ante la gran cantidad de sentimientos que esta genera de manera natural en las personas, creen que le proceso de construcción de melodías y temas musicales suele ser algo similar, no hay una cosa menos correspondiente a la verdad, no es igual escuchar simplemente a hacer música, al hacer música haya que pensar la música y sentirla mientras se piensa, sentir aquello que se pretende que los que oirán nuestra producción podrían sentir, además expresar un sentimiento, que no es lo mismo que recibir, entonces la primera y más fundamental oposición que se detecta es que el que hace música expresa y el que la escucha recepciona, la calidad del trabajo musical de un artista está ligada a la capacidad de expresión del mismo de poder mostrar ciertas  expresiones que lamentablemente el público quizá pueda expresar pero  no en ese mismo lenguaje, por otra parte el talento en sí mismo es una condición natural, dedos veloces y coordinación, buen oído, carácter carismático y emotivo, esas son características propias del artista y no las tienen todas las personas que si pueden apreciar la música inclusive más que sus autores.

Entonces el arte de apreciar es lo que realmente liga al ser humano con la música y con el arte en general. En cambio el carácter creador y potente del ser humano no se va limitar a la música y de hecho es una de sus posiblidades y en tanto espectáculo que sucede es también de las más limitantes ya que con tan buenos desempeños que tienen los artistas virtuosos parecería que intentar forzarlo por mero capricho es una absoluta pérdida de tiempo, ya que en todos hay un espacio para la recepción de la música pero no mucho para la creación musical, dicho de otra manera seria que por ser uno de los artes más hermosos pretende acaparar todo el espacio artístico lo cual es falso en inadecuado.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*