Toma un respiro y baila con BlackLight

Lo sabemos, aún falta mucho para que llegue el verano y en este momento apenas tenemos el tiempo para pensar en cosas que no sean los deberes cotidianos, el trabajo, la casa, las cuentas, los pendientes, etc. Sin embargo, queremos calentar un poco el ambiente, que dicho sea de paso ya se siente más agradable con la llegada de la primavera, con un poco de dance music directamente desde el otro lado del mundo. Hoy llega desde los Estados Unidos la ecléctica música de BlackLight.

Bring Me That Feeling es un mix de algo más de 12 minutos donde este productor de música nos muestra gran parte de su talento con los sonidos y el manejo de la instrumentalización. Y, como sabrás, actualmente resulta un reto mantener a flote una interpretación musical de más de 5 minutos. La industria musical nos impulsa a que cada vez las canciones duren menos.

Sin embargo, todo el trabajo de BlackLight está atravesado por esta característica que no solo es un dato curioso. Podemos a partir de esto decir que el proyecto de este artista norteamericano se basa en seguir ciertos lineamientos de lo que por él es la creación musical.

Desde el lado que el mismo BlackLight sostiene, podemos considerar tanto a “Bring Me That Feeling” como al resto de su trabajo como un proyecto musical que se centra en transmitir paz, amor, unidad y respeto. PLUR, por sus siglas en inglés, justamente deviene en el nombre de su propia productora musical: Plurred Vision Records. Si uno se pone a pensar esto con detenimiento y sobre todo a escuchar desde este lado la música de BlackLight puede llegar a ver cómo los sonidos apuntan a buscar una armonía con el conjunto de la canción. Los saltos de ritmos no son disruptivos sino tratan de darle dinamismo a la canción, dinamismo necesario para mantener latente una interpretación de más de 12 minutos, como en el caso de “Bring Me That Feeling”.

Por otro lado, podemos decir que el trabajo de BlackLight es también un proyecto porque mantiene una cierta línea de trabajo muy distinguible en sus interpretaciones musicales. En este caso nos referimos al hecho de que este productor toma sonidos y canciones conocidas por nosotros. Pero no las recoge para hacer un simple remix sino que se apropia de ellas, en el buen sentido de la palabra, y las reinventa. Les da un nuevo aire. Aspecto que justamente los escuchas de BlackLight valoran mucho. “Bring me That Feeling” es un invitación a que descubras el sonido que BlackLight hace que trascienda las fronteras del idioma y del tiempo. Pero “Bring me That Feeling” también es una cordial invitación a que te tomes un respiro de todo eso que está en tu cabeza, agarres una buena bebida y sientas, al menos por 12 minutos, que no estás aquí sino en alguna playa de ensueño en medio de ritmos que no hacen sino impulsarte a bailar.

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*